La Ley de la Selva

En una era donde respirar o encender el televisor puede ser perjudicial para tu salud, es importante cuidarnos de la mejor manera posible. Si vives en una comunidad rural o lejos de la civilización, lo mas probable es que ya te estés cuidando bien y no necesites preocuparte de esto. Eso también significa que probablemente no vas a leer este articulo.

Hay varias teorías sobre la historia de la humanidad: Científicamente, se dice que nuestros ancestros han existido por millones de años. Si nos concentramos solamente en la especie Homo Sapiens, sabemos que los fósiles humanos modernos tienen unos 300,000 años. Y si crees en la historia de Adán y Eva, esta también tiene par de miles.

Desde un inicio, nuestra especie ha sobrevivido erupciones volcánicas masivas, terremotos, tsunamis, ciclones, sequías, plagas, entre otros desastres naturales. Hoy, hemos “evolucionado” a la cima de la cadena alimenticia, con la habilidad dominar y destruir a cualquier otro animal, planta o ecosistema que habita esta tierra. A medida que vamos avanzando en cuanto a tecnología, más fácil es para nosotros hacer esto.

Este hecho hace que las personas se crean “poderosas”. La realidad es que se puede tener todo el dinero, objetos y tecnología del mundo, pero si no estás feliz o saludable, ¿dónde exactamente está tu poder? Estoy aquí para recordarles que el poder se encuentra dentro de nosotros y no fuera. Intentar controlar a los demás es debilidad; controlarse a si mismo es poder.

Independientemente de cuánto tiempo creas que hemos existido, el uso masivo de químicos comenzó solamente hace alrededor de 200 años, durante la revolución industrial. Hoy, es la norma, con un repertorio inimaginable de sintéticos que de alguna manera u otra encuentran su camino hacia nuestro organismo. El desarrollo urbano ha ocurrido mucho mas rápido de la capacidad que hemos tenido como seres vivos de adaptarnos a este.

Somos tan conscientes, intuitivos o ingenuos como elegimos ser. Estamos experimentando en el espacio, sabiendo que nuestros músculos y órganos se atrofian al hacerlo. Los latidos de nuestro corazón se debilitan porque somos terrícolas y necesitamos gravedad. A no ser que vivamos en un entorno arraigado y natural, nutriendonos de la manera debida, es muy difícil manejar algunos o la mayoría de los elementos que componen el mundo moderno de hoy.

Piensa en los colorantes de la ropa que nos ponemos y los químicos en los detergentes que usamos. Los sintéticos en los productos de higiene y cosméticos que nuestra piel absorbe, los alimentos modificados que consumimos, los pesticidas utilizados para regar las tierras y las toxinas emitidas por las masivas industrias en el aire que respiramos… El hecho de que no podamos ver algo no significa que no esté ahí. No escribo esto para causar un malestar, pero creo que una de mis responsabilidades es sacar este tema a la luz. La mayor parte de nuestros ancestros no fueron expuestos a la cantidad y variedad de toxinas que absorbe nuestro organismo cada día. Nuestra estructura genética no está acostumbrada a esto, lo cual esta causando inmensas repercusiones.

Paralelamente, las estadísticas muestran que las enfermedades crónicas tales como el cáncer, la diabetes, la obesidad, el asma, el Alzheimer, el Parkinson y las enfermedades autoinmune han estado escalando rápidamente a medida que pasa el tiempo. ¿Habrá una correlación?

Somos todos seres únicos y no existe una fórmula mágica, pero voy a compartir lo que siento es fundamental y ha funcionado para muchas personas cuando se trata de mantenernos en equilibrio, con la intención de prevenir enfermedades y vivir una vida saludable y placentera.

Antes de comenzar a experimentar con suplementos o hacer cambios drásticos en tu dieta, pide la opinión de un profesional en nutrición para asegurarte de que los cambios que quieres realizar realmente te beneficien. Los suplementos deben usarse con precaución ya que pueden interactuar con fármacos, hierbas y algunas condiciones de salud, causando reacciones no deseadas.

Debo señalar que trato siempre de evitar las pastillas y cualquier sustancia procesada ya que tienden a sobre exigir nuestro organismo durante el proceso de filtración y absorción. En situaciones puntuales, la suplementación concentrada pueden ser necesaria (como pastillas, concentrados o formatos intravenosos) durante un período de tiempo determinado hasta llegar al balance. Luego, continuar con una forma más natural de apoyo, tal como alimentos provenientes de la tierra o suplementos puros sin aditivos es lo ideal.

Fortaleciendo el Sistema Inmunológico

Básicamente, un sistema inmune sólido prevendrá enfermedades. Luché con el mío durante mucho tiempo, afortunadamente de una manera no tan severa. En cierto punto, comencé a tener fiebre cada vez que llegaba mi ciclo lunar. Entendí que esto era extraño, entonces le insistí a médicos que me hicieran exámenes de sangre, indicando todos los variable que pudieran estar influyendo mi sistema inmune. Después de obtener resultados tangibles, vi que tenía una gran deficiencia de Zinc. Luego de algunas semanas de suplementación de este mineral, pude volver a mis niveles saludables, y resolví mis problemas. Nunca más volví a enfermarme. ¿Saber es poder?

Vitamina C

Una forma segura de apoyar el sistema inmunológico es con la vitamina C. Ya que esta vitamina es soluble en agua, el cuerpo excreta el exceso a través de la orina o el sudor. La C es un antioxidante que neutraliza el daño de los radicales libres, protegiendo y normalizando la función celular. Para agregar este nutriente en tu dieta, recomendaría comer al menos 2 tazas de frutas y verduras crudas con alto contenido de esta vitamina diariamente, tales como cítricos, cerezas tropicales, frutos rojos, papayas, verduras verdes con alto contenido en C, tomates y pimientos. La idea es que siempre se roten los alimentos, de modo que consumas un espectro completo de nutrientes (y no solamente vitamina C :)

Si todavía sientes que necesitas apoyo después de haber incorporado este hábito durante algunas semanas, te recomendaría adicionalmente suplementar con un polvo de súper fruta pura, tal como la acerola, el camu camu o el amla berry. Los superalimentos tienen una densidad nutricional impresionante considerando su tamaño. Es una manera de consumir menos volumen y más nutrientes. Se puede espolvorear una cucharadita de estos super alimentos sobre tus frutas, jugos o batidos diariamente para obtener los beneficios crudos. Hay que asegurarse de que el producto sea de una marca confiable, preferiblemente orgánica y definitivamente sin aditivos. Es importante apoyar a las empresas que apoyan a la tierra y que realmente quieren lo mejor para los seres humanos. De lo contrario, formamos parte de un circulo vicioso tóxico. Seamos consumidores conscientes.

Digestión

El revestimiento intestinal de cada persona contiene aproximadamente el 70% de las células que conforman el sistema inmunológico, lo que significa que para tener un sistema inmune que funcione bien, una digestión saludable es imprescindible. Si tu intestino no funciona correctamente, puede ser difícil para tu cuerpo absorber y asimilar lo que ingieres. A veces puedes sentir que te estás alimentando adecuadamente sin ver resultados.

Los hábitos alimenticios de los seres humanos hoy en día, especialmente la ingestión de azúcar, alcohol, alimentos procesados y antibióticos, pueden afectar la flora intestinal de manera negativa, causando disbiosis. La disbiosis es un desequilibrio bacteriano en el sistema digestivo, donde las bacterias “malas” dominan a las bacterias “buenas”, creando un ambiente peligroso, ideal para la proliferación de enfermedades. La disbiosis también puede provenir de una serie de otros factores o alimentos, tal como el estrés. Esto puede causar permeabilidad intestinal, o “Intestino Agujereado”, lo que podría ser una razón de no absorber los nutrientes de manera adecuada. Un intestino agujereado también permite que las toxinas se escapen del intestino, llegando a otros órganos y sistemas del cuerpo. El caldo de huesos (hecho de manera medicinal) ayuda a sellar y mantener el tracto intestinal saludable.

Si tienes una buena digestión y vas al baño de manera rutinaria (1-3 veces al día) desechando heces firmes, probablemente significa que ya tienes un estilo de vida saludable. Si consistentemente tienes problemas para ir al baño, significa que tu sistema digestivo puede estar en problemas ¿Qué hacer?

Hay ciertos trucos que ayudan eliminar el estreñimiento, regularizando la función normal digestiva. Para comenzar, debes agregar mucha hidratación y fibra natural a tu dieta. Vegetales verdes, manzanas, frutos rojos y coco son alimentos que funcionan muy bien, entre otras frutas y verduras. Dale prioridad a lo local y a lo fresco. También, puedes remojar 2 cucharadas de linaza molida durante la noche y al día siguiente agregarlas a un jugo o batido de frutas y verduras. Este alto contenido de fibra mueve el transito en cuestión de días o semanas, dependiendo de la severidad del caso. Hacer ejercicio regularmente y mover el cuerpo de cualquier manera que te guste también ayuda con la regularización del transito.

Por otra parte, si tus heces son generalmente muy blandas, debes echar un vistazo a tu dieta y probablemente considerar suplementar con un probiótico de buena calidad durante un tiempo. La calidad es importante porque existen probióticos que puedan hacerte más daño que beneficio… Junto con el probiótico, debes asegurarte de alimentarte con fibra prebiótica, la cual nutre a las bacterias “buenas”, creando una colonia intestinal saludable y feliz. La fibra prebiótica se puede encontrar en alimentos como cebolla, ajo, plátano, banana y frijoles. En caso de que tengas una urgencia, por lo general el arroz y los tubérculos son buenas opciones para reafirmar las heces.

Si encuentras que todavía no logras digerir bien los alimentos (una forma de saberlo es encontrando pedazos enteros de alimentos en tus heces), considera no tomar agua antes o durante las comidas, ya que diluye el ácido gástrico, el cual juega un rol importante en el proceso digestivo. También puedes comer una pequeña porción de fruta (que contenga enzimas digestivas) como manzana, piña o papaya 20-30 minutos antes de tu comida, o directamente suplementar con enzimas digestivas. Concientiza también como estas combinando tus alimentos ya que la combinación de ciertos grupos durante una misma comida puede dificultar mucho la digestión. También, puede que tu cuerpo no este tolerando ciertos alimentos del todo. Solo tu vas a saber cuales son, al sentir la reacción durante y/o después del consumo.

Hay muchas otras condiciones que se manifiestan a través del sistema digestivo, y dado que afectan la inmunidad, pueden propagar prácticamente cualquier enfermedad que te puedas imaginar. Por eso es tan importante cuidar tu intestino!

Manejando el Estrés

El estrés es el fenómeno causante de enfermedades mas notorio de estos tiempos. El cuerpo responde al estrés secretando hormonas como el cortisol y la adrenalina, lo que nos pone en modo de “lucha o huida”. Esta es una reacción muy inteligente, destinada a darnos un súper impulso en situaciones de peligro como cuando enfrentamos a un depredador. Los factores causantes de estrés principales de hoy en día incluyen situaciones laborales, económicas, de relaciones y sociales, donde generalmente no salimos corriendo para salvar nuestras vidas. Dado el caso, el cortisol y la adrenalina permanecen circulando en el cuerpo, causando reacciones no deseadas como la intoxicación y el bloqueo del drenaje linfático, entre otras.

El estrés crónico también puede provocar tensión muscular, fatiga, insomnio, irritabilidad extrema, trastornos digestivos, depresión, debilitación del sistema inmunológico, infecciones, enfermedades cardíacas, afecciones neurológicas, agotamiento de nutrientes, entre otras. Acabo de mencionar a los sistemas digestivo e inmunológico, lo que muestra nuevamente como todo en nuestro cuerpo está conectado. Somos uno. Si quieres prevenir o deshacerte de alguna enfermedad, debes aprender a manejar el estrés.

Actividades como la meditación, el yoga o simplemente respirar profundamente demuestran excelentes resultados no solo en la disminución de los niveles de estrés, sino que también generando sentimientos de conexión y paz en las personas. La respiración consciente, por ejemplo, es algo que se puede hacer en cualquier momento y lugar, por lo que no hay excusa. Realmente necesitamos asumir la responsabilidad de nuestra salud.

El contacto de tu cuerpo con la tierra es una buena forma de recargarte. Simplemente caminar descalza sobre una superficie natural es terapéutico y te sube la frecuencia vibracional, al igual que bañarse en aguas naturales como ríos o el océano. Al mismo tiempo, disfrutar del sol y del aire fresco es esencial para nosotros seres biológicos.

Mientras mas consciente y centrado estémos, menos reactivos seremos ante incidentes en nuestro alrededor. Las terapias físicas como el masaje y la acupuntura son excelentes maneras de aliviar la tensión y darnos un poco de amor. Existen muchos tipos de terapias relajantes.

La implementación de herramientas de manejo del estrés disminuirá naturalmente tu presión arterial, calmará tu mente y generará estabilidad en tu sistema nervioso. Crea una rutina en la que incorpores al menos una de las actividades mencionadas para mantener tus niveles estrés bajo control.

Si necesitas apoyo adicional, el magnesio es un excelente suplemento que puede ayudarte. Intenta darte baños de sales Epsom o usa un aceite de magnesio tópico sobre tu cuerpo. En ambos casos, el magnesio será absorbido por tu piel y llegara directamente al torrente sanguineo.

Existen varias hierbas adaptogénicas que pueden apoyar al sistema nervioso como la maca, la rhodiola y la ashwagandha. Antes de incluir cualquiera de estas potentes hierbas en tu dieta, habla con un especialista de salud.

El Movimiento

Es vida. La actividad física posee muchos beneficios y ayuda a eliminar las hormonas del estrés y las toxinas. También regula el metabolismo, la digestión, es energizante, mejora la calidad de sueño y las funciones inmune y cognitiva, reduce ansiedad, depresión, osteoporosis, enfermedades hepáticas y la lista sigue.

Los deportes deben practicarse con cuidado para no causar tensiones o lesiones. Especialmente si tienes un estilo de vida sedentario, se recomienda realizar una actividad física que te guste al menos 3 veces por semana. Observa cómo cambia tu vida para mejor.

Estamos hechos de vibraciones en constante movimiento, llenos de vida. Por lo general, un cuerpo fuerte crea una mente fuerte, y viceversa. Si la energía de tu cuerpo está estancada, es probable que no generes pensamientos positivos. El movimiento permite que la energía de tu cuerpo fluya, se transforme y se libere, recibiendo energía nueva y fresca. Mientras las situaciones estresantes producen hormonas que pueden hacer daño, la actividad física produce hormonas que generan sentimientos de bienestar, como la serotonina y la dopamina. ¿Mi beneficio favorito? Sentirse bien.

Por último, está comprobado que la conexión humana y un círculo social de apoyo influyen drásticamente en la salud. La conexión universal y el sentido de pertenencia generan sentimientos de completitud y protegen el cerebro del daño neurodegenerativo. Comparte con personas que sonríen, que admiras y te eleven. Comparte tu amor, brilla tu luz y no tengas miedo de ser vulnerable. Be yourself.

Espero que hayas encontrado útil esta información básica sobre cuidar tu salud. El tipo de apoyo nutricional que necesites va a depender de tu estilo de vida y de tu entorno. No dudes en comunicarte con alguien de confianza si en algún momento sientes que algo podría estar mal. Recuerda que la conciencia es fundamental. En resumen: asegúrate de nutrirte con suficientes vitaminas y minerales cruciales, come diariamente alimentos frescos y completos, hidrátate, incluye actividades físicas y que alivien el estrés, comparte con tus seres queridos y no tengas miedo de pedir ayuda.

Ofrezco programas individuales de coaching de salud con el fin de apoyarte a sentirte mejor. Siempre te guiaré con recomendaciones especificas para tus necesidades únicas. Si siento que te podrías beneficiar de otro terapeuta o alguna terapia que yo no ofrezco, te derivaré al profesional indicado para que puedas beneficiarte de la mejor manera posible, siempre respetando y honrando tu camino.

Con amor,

Bianca

Using Format